Seguidores

martes, 10 de septiembre de 2013

El Pilar del Toro o de los Azmicleros.

El Pilar del Toro o de los Almizcleros es de mediados del siglo XVI y la última obra de Diego de Siloé. Su fecha no es concreta, oscila entre 1550 y 1559 pues en este año aparece ya con este nombre. En la actualidad ocupa un ángulo de Plaza Nueva entre el costado de los juzgados y el atrio de la iglesia de Santa Ana y S. Gil.
Pero no siempre estuvo aquí. En 1940 se trasladó desde la calle Elvira. Estaba situado con anterioridad en el encuentro de las calles de cárcel Baja y de Elvira, junto al comienzo de la Calderería.





Es un pilar realizado en piedra de Sierra Elvira. Su diseño es sencillo pero muy elegante.
Consta de una pila rectangular con la característica tendencia panzuda de la parte inferior y remate en cuarto de bocel. El frontis está dividido en un panel central continuo donde se sitúa la cabeza de toro que le da nombre en el centro y un mancebo a cada lado sentados en el borde de la pila. Rematando este cuerpo una cornisa corrida da paso a la coronación formada por el escudo de la ciudad en el centro de un frontón triangular.






Sobre el escudo aparece una peana adornada con frutos que antes remataba en una Virgen del Pilar.
Este frontón tiene aquí escasa armonía puesto que el pilar estaba directamente adosado al muro de una vivienda vecina.
Con su traslado a Plaza Nueva esta coronación se hace más vistosa a colocarle por detrás un fondo de piedra de mayor tamaño que une las aletas, el escudo y la peana superior. Este muro de sostén sobresale de todos estos elementos de manera proporcionada con fondo liso, se remata en todo su contorno con una moldura de perfil recto.






Los elementos escultóricos son de gran calidad. El mascarón que centra el pilar es una cabeza de toro de gran tamaño muy bien definida: astas, orejas, hocico... Es muy curioso cómo se ha aprovechado las narices del animal para colocar los caños de agua que generalmente se sitúan en la boca. Las figuras son muchachos con el torso desnudo, sentados en el borde de la pila y mirando hacia el espectador. En el hombro interior sujetan un cántaro de dónde vierten agua. La historiografía no se pone de acuerdo sobre el autor
de estas esculturas. Para el Licenciado Escalada serían obra de Berruguete. Gómez Moreno se inclina a pensar que se deben a Maeda u otro discípulo de Siloé, opinión que comparte López Guzmán.












Si queréis escuchar como cae el agua en este pilar solo tenéis que pinchar este enlace que aquí os dejo.

http://www.oirparaescuchar.com/?Pilar-del-Toro-Granada

10 comentarios:

  1. Muy bonitas tomas de esa fuente de tanto encanto, que tu día sea bueno.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Me gusta tu definición de mis imágenes! ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Buen reportaje dedicado a una fuente, me gustan los encuadres de las tomas. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Agua! Fonte de vida. Bronzes, pedras, esculturas e um excelente olhar.
    Olhei as duas ultimas paginas e posso dizer que tem um modo de fotografar atento ao que nos passa despercebido.
    Voltarei, estamos juntos.
    Abraço

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias por tus palabras Manuel! Me alegro que te gusten mis imágenes. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar